Cuándo y cómo cambiar el líquido limpiacristales

27 Agosto, 2021

Body: 

El líquido limpiacristales tiene una importancia crucial cuando necesitamos visibilidad al conducir en determinadas situaciones. Te contamos cuándo y cómo puedes cambiarlo.

Con solo pulsar un botón, el líquido limpiacristales aparece inmediatamente, cubre la luna frontal del vehículo y, con la ayuda de los limpiaparabrisas, obtenemos mayor visibilidad.

Es una acción rutinaria, sencilla de hacer y que esperamos que se produzca sin inconvenientes, sobre todo cuando más lo necesitamos.

Sin embargo, en ella entran en juego muchos elementos y uno de los más importantes es el líquido limpiacristales.

Mantenerlo en unos niveles óptimos nos garantizará poder utilizarlo en esas situaciones, en las que de ello depende nuestra correcta visibilidad al conducir.

¿Cuándo se dan estas situaciones? Siempre que llueve o cuando por restos de suciedad no podemos ver bien por dónde conducimos.

Cuándo cambiar el líquido limpiacristales

Por lo general, un aviso de que el líquido limpiacristales necesita ser cambiado o rellenado es cuando oímos ruido al accionar los limpiaparabrisas o cuando el propio líquido no llega de forma uniforme a toda la superficie que queremos limpiar.

También nos puede avisar el propio vehículo, si tiene algún testigo de control vinculado al sistema. Se encenderá si nota un bajo nivel del líquido.

Lo recomendable es revisar el nivel del líquido limpiacristales cuando llevamos el vehículo a un taller oficial para una puesta a punto.

Si lo necesitas, puedes comprobar por tu cuenta el nivel de líquido limpiacristales existente. Encontrarás en el depósito del mismo unas señales de máximo y mínimo, que te ayudarán a saber cuánto te queda.

Qué líquido limpiacristales elegir

A la hora de elegir un líquido limpiacristales, cualquier marca oficial de confianza en el mercado puede ofrecerte excelentes resultados.

A pesar de ser un elemento imprescindible para la visibilidad del vehículo, es bastante económico, por lo que no vale la pena sustituirlo por otras alternativas menos fiables.

Además, puedes mezclar diferentes líquidos limpiacristales sin que ello afecte a su eficacia ni deteriore ningún elemento del coche.

En cualquier caso, lo que se recomienda es no sustituirlo por agua, dado que este líquido a medio y largo plazo puede sufrir congelación, llenarse de cal, oxidar algunas piezas o incluso reducir la visibilidad al ser aplicado.

Paradójicamente, si el agua sufre congelación cuando se aplica sobre el parabrisas por las bajas temperaturas exteriores, se formará una capa de hielo que te impedirá ver al conducir.

Cómo cambiar el líquido limpiacristales

Te recomendamos cambiar el líquido limpiacristales con el motor en frío, para poder abrir sin riesgo el capó y tocar las piezas sin peligro de quemaduras.

Localiza el depósito del limpiaparabrisas, normalmente en un lateral del motor. Suele ser de color blanco y tiene el símbolo del limpiaparabrisas, también idéntico al del testigo.

Retira el tapón y deja caer el líquido. Se recomienda también el uso de un embudo específico para esta acción, con el que no derramarás ni una gota.

Cuando llegues al nivel óptimo, retira el embudo, vuelve a colocar el tapón y cierra el capó. Lo ideal es comprobar que el líquido limpiacristales funciona correctamente.