¿Cómo revisar las pastillas de freno?

03 Septiembre, 2019

Body: 

Las pastillas de freno deben estar en perfecto estado para garantizar nuestra seguridad en la conducción. ¿Sabrías revisarlas para comprobar su desgaste?

 

Las pastillas de freno representan el primer elemento de seguridad en el sistema de frenado de nuestro automóvil. Por tanto, debemos asegurarnos de que el estado en el que se encuentran es óptimo para garantizar una conducción sin riesgos.

 

¿Por qué se desgastan las pastillas de freno?

 

Las pastillas de freno se identifican como "piezas de desgaste", ya que por su uso sufren un desgaste continuado.

 

Cuando apretamos el pedal del freno, el líquido de frenos es abierto hasta la pinza y las pastillas se presionan contra el disco de freno. Así, el neumático va progresivamente más lento hasta que al final se detiene.

 

Las pastillas de freno sufren desgaste por esta fricción contra el disco, por tanto, dependiendo de la intensidad con que frenemos y la frecuencia con que utilicemos el pedal del freno, su desgaste puede ser más o menos rápido.

 

Síntomas de que debes revisar las pastillas de freno

 

En general se considera que las pastillas de freno, como el resto del sistema de frenado, deben revisarse cada 30.000 Km.

 

Como es lógico, también es posible que sea recomendable revisarlo antes, sobre todo en caso de que identifiquemos síntomas de que los frenos no están funcionando bien.

 

Es bastante sencillo notar estos síntomas, ya que afectan directamente a nuestra conducción:

 

Mayor distancia de frenada: Si las pastillas de freno no funcionan bien, la efectividad a la hora de frenar se verá directamente afectada. La distancia de frenada se prolongará, ya que el coche tardará más en detenerse.

 

Ruidos al frenar: Unas pastillas de freno que no están en buen estado, pueden deteriorar el disco de freno. Esto hace que podamos oír ruidos o vibraciones cada vez que pisemos el pedal del freno.

 

Cómo revisar las pastillas de freno

 

Lo ideal para una revisión de las pastillas de freno es llevar el automóvil a un taller. Allí contarán con los recursos y herramientas apropiadas para un análisis exhaustivo del desgaste actual que sufren.

 

Además, ten en cuenta que las pastillas de freno no son el único elemento de este sistema. Es necesario revisar discos, pinzas o líquido, entre otros.

 

En lo relativo a pastillas de freno, también se puede hacer una revisión manual. Para ello debemos quitar los neumáticos y fijarnos en el grosor del embalaje de las pastillas.

 

Este grosor debe ser, por norma general, de 3 milímetros en su parte delantera y de 2 milímetros en lo que respecta a la parte posterior.

 

Riesgos de no revisar las pastillas de freno

 

Como el resto de elementos mecánicos y electrónicos de un automóvil, las pastillas de freno deben revisarse periódicamente o al menor síntoma que notemos.

 

No hacerlo representa riesgos que pueden afectarnos de muy diferente forma:

 

  • Riesgo para la seguridad: Tanto propia como de los demás, porque no frenaremos correctamente.
  • Riesgo para otras piezas: Unas pastillas de freno desgastadas o deterioradas pueden causar daños a otras piezas, principalmente a los discos de freno.
  • Riesgo económico: El deterioro de otras piezas nos va a obligar a invertir más dinero, para conseguir recuperar un sistema de frenado completamente funcional.