¿Conoces qué es el impuesto de circulación?

26 Septiembre, 2019

Body: 

El impuesto de circulación plantea muchas preguntas a los conductores. En este artículo te resolvemos las más frecuentes sobre este documento que debes llevar siempre en tu coche.

 

El impuesto de circulación no solo es uno de los documentos más importantes de tu vehículo. También es imprescindible conducir con él y tenerlo al día, para evitar una sanción económica en caso de que se nos pida la documentación por un agente de tráfico.

 

Sin embargo, pese a su importancia mucha gente desconoce qué es el impuesto de circulación o, sobre todo, qué características tiene que lo hacen tan especial. En este artículo recopilamos toda la información que necesitas saber acerca de ello.

 

¿Qué es el impuesto de circulación?

 

El impuesto de circulación es un impuesto municipal que debe pagarse todos los años. Este dato es la diferencia clave que nos ayuda a diferenciarlo del impuesto de matriculación, muchas veces confundido por los conductores.

 

El impuesto de matriculación se paga solo una vez, cuando se adquiere un vehículo nuevo y este requiere una matriculación correspondiente. El impuesto de circulación, en cambio, deberemos pagarlo todos los años.

 

Una curiosidad muy interesante y que no sabe mucha gente es que, de forma oficial, ya no se llama impuesto de circulación desde el año 1990. Su nombre completo es impuesto sobre vehículos de tracción mecánica.

 

Puedes verlo a veces con este nombre y creer que no está relacionado con tu vehículo, pero es efectivamente el nombre con el que se le reconoce legalmente al impuesto de circulación.

 

Además, es obligatorio tanto estar al día con su pago, como llevarlo entre la documentación del coche. No pagarlo y conducir sin este documento, puede incurrir en una sanción económica, que puede oscilar entre 80 y 500 euros, dependiendo de la gravedad en cada caso.

 

Responsabilidades del impuesto de circulación

 

El impuesto de circulación debe pagarlo el titular del vehículo. Puede ser tanto una persona física como jurídica, pero al estar bajo su responsabilidad, también debe asumir el coste de este pago.

 

En caso de duda, en el Permiso de Circulación del coche se identifica quién es el titular y, por tanto, quién debe realizar el pago del impuesto.

 

A la hora de pagarlo tienes varias opciones. La más cómoda de todas es domiciliar este impuesto, para no tener que preocuparte de que se te pase la fecha límite.

 

No obstante, también puedes esperar una notificación oficial y acudir con ella a tu banco, para proceder con el pago correspondiente.

 

El impuesto de circulación tiene una validez de año completo. Es decir que está vigente desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre del año siguiente a cuando realices el pago. Por eso en la mayoría de casos se abona durante los últimos meses del año actual.

 

¿Cuánto cuesta el impuesto de circulación?

 

El mayor desconocimiento sobre el impuesto de circulación es, sorprendentemente, cuánto cuesta, qué precio hay que pagar.

 

La confusión está originada en que es un impuesto municipal. Por tanto, cada ciudad tiene un coste diferente.

 

San Sebastián, por ejemplo, es normalmente la ciudad con el impuesto de circulación más caro de todo el país. Pero además puede variar cada año, así que es imposible identificar un precio concreto de este impuesto.

 

Lo que sí puedes es informarte de posibles ventajas relacionadas, ya que algunos ayuntamientos ofrecen rebajas importantes, sobre todo en la compra de coches eléctricos o híbridos.