Estos accesorios del coche dejarán de existir en el futuro

17 Mayo, 2019

Body: 

Los coches evolucionan a un ritmo imparable, gracias a las nuevas tecnologías. Pero las ventajas que ofrecen, nos obligarán a decir adiós a algunos accesorios clásicos.

 

El desarrollo de los nuevos vehículos, atesora cada vez más la innovación tecnológica de vanguardia.

 

La conexión a Internet, la conducción autónoma y nuevos sistemas de identificación del entorno, están llamados a sustituir estos accesorios, que consideramos imprescindibles en coches de hoy en día.

 

Accesorios básicos del coche que (tarde o temprano) desaparecerán

 

Olvidar o perder la llave del coche dejará de ser un problema en los próximos años. De hecho, algunos vehículos ya ofrecen otras formas de abrir y accionar el vehículo. La tecnología automovilística está evolucionando y el móvil cada vez es un sustituto más fiable, con apps y sistemas de apertura y cierre digitales.

 

Sin embargo, los problemas de autonomía que siguen teniendo los dispositivos móviles, incentivan la búsqueda de otras soluciones, como el reconocimiento facial, la utilización de huella dactilar y otros sistemas de detección del conductor.

 

Otro elemento básico en decadencia es la rueda de repuesto. En la actualidad, los kits anti pinchazo y las ruedas provisionales le sustituyen, pero el futuro es más prometedor.

 

Las casas fabricantes se esfuerzan por desarrollar neumáticos inteligentes y sin aire, a prueba de pinchazos. Algunos de los prototipos son increíbles.

 

También diremos adiós a los lectores de archivos (CD's, USB, tarjetas). El futuro pasa por un interfaz conectado a Internet, desde el que poder disfrutar de todo el entretenimiento musical que queramos de forma online o desde nuestra biblioteca digital.

 

Nuevos elementos de visualización del entorno

 

La forma en que interpretamos el entorno también se modificará en los coches del futuro. Los retrovisores, por ejemplo, dejarán de tener un espejo, para contar con una pantalla digital, que garantizan una mejor visibilidad incluso con lluvia.

 

También están cambiando los sistemas de iluminación. Las luces halógenas, por ejemplo, van a ir dando paso progresivamente a los faros LED que, combinados con los sistemas inteligentes de los vehículos, se adaptarán a la carretera, la situación del tráfico y la iluminación existente.

 

Así, contaremos con mayor seguridad, una iluminación más eficiente energéticamente y el conductor tendrá una preocupación menos.

 

Cambios que nos ofrece la conducción autónoma

 

Por descontado, uno de los mayores avances en automovilismo es el que representa la conducción autónoma. De hecho, solo con la conducción de coches automáticos ya estamos notando diferencias.

 

El cambio manual es uno de los elementos más afectado por estos cambios. En el futuro será mucho menos utilizado, previsiblemente solo en modelos deportivos. El cambio automático está ganando terreno cada vez más rápido, gracias a su eficiencia y sencillez de uso.

 

También desaparecerá el freno de mano. Su alternativa eléctrica está demostrando mejores prestaciones. Se trata de un pequeño botón, mucho mejor integrado en el habitáculo, que se puede incluso automatizar, para que identifique mejor las pendientes, la necesidad de realizar una frenada de emergencia o incluso para prevenir errores del conductor.