La familia Mégane cumple 25 años

16 Septiembre, 2020

Body: 

Renault Mégane está de aniversario. Ya lleva 25 años recorriendo nuestras carreteras. Repasamos el éxito de la familia Mégane, desde su concepción como sustituto del R19.

 

Llega la cuarta generación de Renault Mégane. En la actualidad, con el reconocido prestigio que tiene la marca, es previsible el éxito comercial que va a tener, tanto en España como en el extranjero.

 

Sin embargo, para llegar aquí ha hecho falta recorrer muchos kilómetros. Concretamente 25 años de kilometraje. Una cifra que bien vale la pena celebrar y que nos sirve para recordar los arriesgados inicios de este revolucionario concepto de automóvil.

 

Renault Mégane en cifras

 

25 años desde su lanzamiento oficial a finales de 1995. Desde entonces las cifras son de vértigo.

 

Un total de 4 generaciones. La última, de hecho, presentada recientemente y disponible ya para sus nuevos conductores.

 

Más de 5 millones de unidades fabricadas en la Factoría de Palencia y comercializadas en todo el mundo.

 

Récord en 2004 como gama más vendida en un año natural, hasta las 117.000 unidades solo en España.

 

El sustituto oficial del R19

 

No fue fácil su llegada al mercado automovilístico. El Renault Mégane tenía ante sí un reto mayúsculo, como sustituto oficial del noble Renault 19.

 

Michel Faivre-Duboz, director del proyecto de lanzamiento de Mégane en los 90, recuerda el objetivo planteado: "Aprovechar la fama de calidad del 19, pero además ofrecer más prestaciones al cliente, con un contenido más generoso y atractivo".

 

Fácil en concepto. Complejo en desarrollo. Así comenzó el planteamiento del Renault Mégane. Para ello había que aprender a diseñar y fabricar de forma más económica la base de un vehículo, solo que manteniendo o incluso aumentando su calidad.

 

Al mismo tiempo, había que conseguir cierto atractivo. Para ello se planteó la idea de crear una auténtica familia Mégane, hasta que llegaron a desarrollarse 6 carrocerías diferentes, cada una con su personalidad propia, pero con un alma común.

 

"Pasar del diseño del coche para todos al del coche para cada uno", recuerda Faivre-Duboz.

 

Para conseguirlo, se aprovechó la plataforma del R19 aprovechando su bloque delantero, los motores diésel del segmento F y los motores de gasolina del segmento E.

 

Además se compartió salpicadero entre Scénic y Mégane y se elevó e inclinó unos 15 grados en el monovolumen.

 

Por otro lado, el diseño era original en cada carrocería, con profesionales distintos para cada una de ellas. Pero con la temática gráfica de la elipse como elemento común, para transmitir el concepto de "familia".

 

Tras su lanzamiento en 1995, se decidió mejorar las versiones berlina y coupé, con un tren trasero de cuatro barras, que hasta entonces solo tenían las motorizaciones más potentes de la gama.

 

El broche de oro lo puso el monovolumen de Mégane en 1996. Su éxito impulsó su producción de 600 unidades diarias hasta las 2.000 unidades.

 

Nueva generación híbrida de Mégane

 

Desde entonces, Renault Mégane ha ido cumpliendo años adaptándose a las necesidades de los conductores en cada momento, con la tecnología más innovadora.

 

En la actualidad, se está presentando la versión E TECH Híbrido Enchufable. Se trata de la oferta más avanzada del momento, con más de 150 patentes que provienen de la experiencia de la marca en Fórmula 1.