Cómo llevar bicicleta en el coche de forma correcta

Un vehículo ofrece muchas opciones para llevar una bicicleta en cualquier viaje. Te contamos las formas correctas de hacerlo que tienes disponibles.

La bicicleta es uno de los objetos que más nos acompaña en las vacaciones y en muchos viajes, pero tiene el inconveniente de ser mucho más grande que una simple maleta.

Por ese motivo, lo más normal es tener que buscar soluciones, para poder llevar la bicicleta en el coche de forma correcta.

No solamente hay que cumplir la normativa vigente, sino también contar con sistemas de sujeción que aporten seguridad durante el trayecto y eviten que la bici se pueda soltar.

 

¿Es posible llevar la bicicleta dentro del coche?

Lo ideal sería poder llevar la bicicleta en la zona del maletero. No es algo que podamos hacer de normal, pero hay excepciones.

Si la bicicleta es plegable y contamos con suficiente maletero o circulamos con un vehículo de grandes dimensiones, nos puede caber.

La normativa no indica nada acerca de estos objetos dentro del coche, pero sí que debemos garantizar su sujeción con los elementos necesarios, para evitar que en caso de frenazo o en cualquier momento pueda impactar contra los pasajeros o el conductor.

 

Portabicicletas superiores

Lo más frecuente es ver las bicicletas sujetas al techo del vehículo, aquí tenemos dos de las opciones más recomendables de hacerlo:

La primera, ya casi en desuso, consiste en sistemas de sujeción sobre las barras de techo, que colocan la bicicleta con las ruedas hacia arriba. La dificultad de su colocación y la posibilidad de dañar la bici, están motivando que cada vez menos gente escoja esta opción.

La segunda es algo más práctica. Consiste en un raíl con uno o dos brazos, que sujeta directamente las ruedas, evitando desplazamientos.

 

Portabicicletas trasero

En los últimos años se han extendido las alternativas de portabicicletas en la parte de detrás del vehículo y cada vez tenemos mejores opciones.

Una de ellas se sujeta directamente sobre el portón trasero, con soportes mecánicos y cinchas y con la posibilidad de enganchar hasta 4 bicicletas.

El mayor problema de esta solución es que lo recomendable es desmontarlos cada vez que se vaya a aparcar, ya que puede recibir golpes y son algo aparatosos.

La mayor innovación del sector está en el portabicicletas trasero, que se engancha a la bola del remolque.

Consiste en un soporte específico para bicicletas, colocado sobre la bola de remolque, que no requiere otros soportes al vehículo.

Cada modelo de portabicicletas tiene una capacidad distinta, pero todos permiten una colocación rápida y sencilla.

Hay modelos basculantes, que permiten abrir el portón trasero sin necesidad de desinstalar todo el sistema.

 

Normativa sobre llevar bicicleta en el coche

Con cualquiera de estas soluciones, lo más importante es que cumplamos la normativa vigente sobre llevar bicicleta en el coche.

Esta normativa expone que en ningún caso se podrá tapar total o parcialmente la matrícula o los pilotos del coche. Como alternativa, si se tapan, se debe llevar placas y/o luces auxiliares.

Para los portabicicletas que se colocan en el techo, en ningún caso podremos superar la altura máxima permitida de 4 metros.

Los portabicicletas traseros tendrán que respetar (bicicleta incluida) las dimensiones máximas de anchura y longitud.

Por último, es preciso recordar que cualquier instalación sobre la planta del vehículo en el eje longitudinal requiere llevar la característica señal V20. Si la bicicleta ocupa todo el ancho del vehículo, entonces hay que llevar una señal en cada lado.

Tenemos más artículos para ti