¿En qué consiste la prueba de gases en la ITV?

La prueba de emisión de gases en la ITV es una de las más importantes que debemos superar. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre ella.

 

La emisión de gases contaminantes se ha convertido con el paso del tiempo en un factor determinante para todos los vehículos.

En consecuencia, para los responsables de su supervisión a través de la Inspección Técnica del Vehículo (ITV), también se ha convertido en una prioridad y ahora forma parte del análisis global que se hace del coche.

 

¿En qué consiste esta prueba?

En total es posible que se realicen hasta 8 mediciones distintas de los gases que emite tu vehículo, si los inspectores identifican que está por encima de los niveles permitidos.

Si la media aritmética de los 3 últimos ciclos de aceleración en vacío supera el límite, la prueba es suspendida.

El objetivo, obviamente, consiste en tener un nivel de emisión de gases por debajo del máximo permitido y pasar esta prueba de forma satisfactoria.

Por lo general, casi siempre es suficiente con 3 mediciones. Con que en una de ellas se identifiquen valores por debajo del máximo, a consideración del técnico de la ITV, es posible pasar satisfactoriamente esta prueba.

 

Valores de la prueba de gases

La prueba de gases en la ITV presenta unos valores que deben cumplirse o, como mínimo, no deben superarse a riesgo de suspender la inspección.

El valor para cada vehículo se puede ver identificado en la placa del fabricante o en una etiqueta, pero no siempre es así.

Cuando no hay una referencia concreta sobre la que basarse, los valores que hay que cumplir son los siguientes:

  • Vehículos matriculados a partir del 1 de julio de 2008: 1,5 m-1.
  • Vehículos matriculados antes del 1 de julio de 2008 con motores atmosféricos: 2,5 m-1.
  • Vehículos matriculados antes del 1 de julio de 2008 con motores turboalimentados: 3 m-1.
  • Nuevos vehículos con tarjeta ITV Euro 6 y Euro VI en niveles de emisión: 0,7 m-1.
  • Vehículos matriculados antes del 1 de enero de 1980: Exentos de esta prueba.

 

Condiciones de la prueba de gases en la ITV

Esta prueba de gases se realiza en unas condiciones concretas:

  • En función de las posibles prescripciones de cada fabricante, el motor debe estar caliente mientras se hace la prueba.
  • Previamente al análisis, el motor debe estar en un régimen de 2.500 rpm a 3.000 rpm aproximadamente durante un minuto.
  • Los vehículos híbridos que deban pasar esta prueba, aprovecharán el protocolo de encendido del motor que indique el fabricante.

Acciones si no se supera la prueba de gases

Obviamente si no se consigue una medición óptima de la prueba de gases, la ITV no podremos pasarla, así que tendremos que volver cuando las condiciones de nuestro vehículo sean las adecuadas.

En cualquier caso, en concreto sobre esta prueba, tendremos que acudir a un taller oficial y solicitar una revisión tanto del motor como del sistema de escape, para identificar dónde está el problema y aplicar las soluciones pertinentes.

Tenemos más artículos para ti