Qué cuidados y mantenimiento necesita un coche eléctrico

16 Enero, 2020

Body: 

Te explicamos las necesidades de mantenimiento y cuidado que requieren los coches eléctricos, por su propia configuración y prestaciones.

 

Un coche eléctrico requiere de cierto mantenimiento y cuidados, tal y como cualquier otro vehículo de motor a gasolina y diésel.

 

Sin embargo, sus propias prestaciones y configuración sobre todo a nivel de motor eléctrico, presentan ciertas necesidades especiales.

 

Pese a todo, también hay que tener en cuenta que los coches eléctricos son menos propensos a sufrir averías y el desgaste de muchas de sus piezas es menor.

 

El cuidado de la batería en un motor eléctrico

 

Por descontado el componente más delicado en un coche eléctrico es la batería. No solo su propio desgaste, sino también la relación que presente con el motor eléctrico a nivel de conexiones.

 

Esta revisión en concreto requiere de experiencia y de un equipo técnico. Es recomendable que un especialista en el sector se responsabilice de ello periódicamente.

 

Por otro lado, tanto batería como motor de los coches eléctricos necesitan de un líquido que los refrigere, que se corresponde con el líquido anticongelante del motor de combustión.

 

También como sucede con este último, el líquido de batería y motor de los coches eléctricos debe ir reponiéndose periódicamente.

 

Por otra parte, la batería requiere de cuidados especiales en los coches eléctricos. Estos consejos pueden ayudarte a incrementar su vida útil:

 

  • Intenta evitar una descarga total del vehículo.
  • Es recomendable aparcar el coche al resguardo de temperaturas extremas, precisamente porque no afecten a las baterías.

 

Revisiones y cambios en los componentes de un coche eléctrico

 

A pesar de que el desgaste es menor, un coche eléctrico lógicamente lo sufre en sus componentes.

 

Por ese motivo es importante hacer revisiones del coche y asumir el cambio o sustitución de ciertas piezas cuando sea necesario.

 

Algunas de las operaciones más frecuentes en este sentido son las siguientes:

 

  • Cambio de los filtros de aire cada 15.000 Km.
  • Sustitución del liquido de frenos cada 50.000 Km.
  • Cambio de pastillas de frenos según necesidad.
  • Cambio de líquido refrigerante (a los 170.000 Km. la primera vez y a los 120.000 Km las siguientes).

 

Por último, también hay que prestar atención a componentes que requieren el mismo mantenimiento que los que tiene un coche de motor de combustión.

 

Por ejemplo, habrá que revisar periódicamente el estado de los neumáticos y comprobar su desgaste.

 

Por qué el mantenimiento de un coche eléctrico es menor

 

Hay dos razones por las que un coche eléctrico sufre menos averías. La primera de ellas es lógica, dado que tiene menos piezas.

 

Según qué modelo se compare, un coche con motor de combustión puede llegar a tener hasta 1.000 piezas más que un coche eléctrico, lo que supone un mayor riesgo evidente de avería.

 

Pero además, el desgaste de ciertas piezas en un coche eléctrico es menor. Por ejemplo, es el caso de los frenos.

 

En un coche eléctrico, se aprovecha un sistema de frenada regenerativa. Este sistema evita que tanto las pastillas como los discos de freno se desgasten tanto. Por ese motivo su sustitución se realiza más tarde que en un coche de combustión.