Tecnologías del futuro para reducir la contaminación de coches

15 Agosto, 2019

Body: 

Reducir la contaminación de los coches es objetivo prioritario para todos los fabricantes. Las tecnologías del futuro podrían ayudar a alcanzarlo por fin.

 

La inversión en tecnologías menos contaminantes está presente en todas las casas fabricantes del mundo. Hasta el momento los avances son parciales pero optimistas.

 

En este artículo repasamos las tecnologías del futuro (algunas ya incluso en comercialización o a punto de estarlo), con las que reducir todo lo posible la contaminación en los coches.

 

Nuevas tecnologías de motor

 

El ámbito en el que más se están logrando resultados es el de inversión sobre nuevas tecnologías de motor.

 

El motor híbrido es el ejemplo más generalizado. Consiste en la combinación de un motor de combustión y uno o más motores eléctricos. Se minimiza el uso de combustible y, con ello, se reduce la contaminación.

 

Los coches plenamente eléctricos eliminan del todo este problema. Utilizan exclusivamente energía eléctrica para su funcionamiento. Actualmente siguen mejorando para obtener una autonomía mayor y prestaciones aún más eficientes.

 

Por último, dentro de los desarrollos más próximos a comercializarse, destaca el coche de hidrógeno. Este tipo de vehículo se basa en una pila de combustible de hidrógeno, que produce la electricidad necesaria para que el motor eléctrico funcione.

 

La energía solar en los coches del futuro

 

Un recurso está siempre en mente de los desarrollos de investigadores en el sector del motor, el de la energía solar.

 

En el futuro se cree que el uso óptimo de placas solares permitirá optimizar el rendimiento de los coches. No obstante, todavía se identifica como complemento de un motor y no como su sustituto.

 

Baterías con mayor autonomía

 

Uno de los principales objetivos en la fabricación de coches eléctricos, es conseguir la máxima autonomía posible en sus baterías.

 

Gracias a ello se reducirá la frecuencia de repostaje y se conseguirá reducir al máximo, el consumo de energía eléctrica desde estaciones de carga.

 

Cuanta menor sea la dependencia energética externa de un vehículo, entre otras ventajas conseguirá reducir aún más su impacto en el entorno.

 

Automatización

 

Nos dirigimos hacia la plena automatización, aunque es cierto que aún quedan años para ello. Los coches autónomos prometen muchas ventajas, entre las que se encuentra una menor contaminación.

 

Hay factores que ayudan en esta teoría. Por un lado está la conducción prudente, que reducirá la contaminación frente a una conducción agresiva de muchos conductores.

 

Los coches autónomos aprovechan además una gestión eficiente de todos sus componentes mecánicos y eléctricos, consiguiendo también menor contaminación mientras está en marcha.

 

Transporte aéreo

 

En las últimas semanas se ha confirmado la inversión y evolución del transporte aéreo a pequeña escala. Los llamados taxis voladores, ofrecen una alternativa al transporte tradicional.

 

Estos vehículos presentan como valor diferencial, basarse en decenas de motores eléctricos. Paradójicamente esto significa que viajar desde Madrid hasta París en un taxi volador, sería más barato que cualquier otra alternativa, más rápido y menos contaminante.

 

Y a pesar de que el transporte aéreo sea compatible con la conducción autónoma, diversos estudios de mercado confirman que los pasajeros quieren contar con un piloto a bordo, algo por otra parte muy lógico.