Tipos de baterías para coches eléctricos

26 Febrero, 2021

Body: 

Los coches eléctricos se basan en baterías para funcionar. Pero no las hay de un único tipo. Te contamos los distintos tipos de baterías que hay disponibles en el mercado.

La evolución de los coches eléctricos va ligada a la de sus baterías. Sin ellas, el mismo concepto de estos vehículos sería imposible.

La innovación y el desarrollo constante de estas baterías, permite tener cada vez coches eléctricos más eficientes. La diferencia entre los distintos tipos de baterías es notable y el futuro promete ser aún más sorprendente si lo comparamos con los modelos actuales.

En este artículo hacemos un repaso a los distintos tipos de baterías de coches eléctricos disponibles actualmente y nos asomamos al futuro, para ver en qué se está invirtiendo en la industria en estos momentos.

 

Baterías de plomo-ácido para coches eléctricos

 

La mayoría de vehículos con motor térmico para el arranque cuenta con estas baterías, que además también son conocidas como SVRLA o Pb A P.

Este tipo de baterías de coche eléctrico es de las que más tiempo lleva en el mercado y tiene una relación calidad-precio bastante atractiva.

Sus ventajas se basan en su eficacia. Son de las mejores en las funciones de carga y descarga y no se estropean con facilidad.

El problema es que su recarga es algo más lenta que el de baterías más modernas y que son bastante grandes, por lo que el vehículo debe fabricarse pensando en su espacio.

 

Baterías de iones de litio para coches eléctricos

 

Las baterías de iones de litio o Li-ion son actualmente de las más eficaces del mercado, tanto por su rendimiento como por su durabilidad.

Están fabricadas de manera que permiten más número de ciclos de recarga, así que su vida útil es considerablemente mayor en comparación a modelos de baterías más antiguos.

También son menos pesadas, así que su aprovechamiento en coches eléctricos se ha extendido.

En la actualidad, prácticamente todos los vehículos de esta modalidad las llevan.

 

Baterías de níquel cadmio para coches eléctricos

 

Las baterías de níquel cadmio o Ni-Cad se convertirán próximamente en una fase del pasado de los coches eléctricos.

Se popularizaron en los años 90 en turismos convencionales, pero su principal inversión se ha dado en el sector de la aviación.

Obviamente, su rendimiento y su capacidad es considerablemente menor a las nuevas baterías de coches eléctricos, por lo que es un modelo que se descarta en la fabricación de nuevos vehículos.

 

Baterías de níquel-hidruro metálico para coches eléctricos

 

Estas baterías de níquel-hidruro metálico o Ni-MH son más propias de los coches híbridos que de los coches eléctricos.

Sus ventajas se centran en su alto rendimiento y su baja toxicidad respecto a las baterías de plomo-ácido, sin embargo los modelos de baterías de iones de litio ofrecen mejores prestaciones.

 

El futuro de las baterías de coches eléctricos

 

Como se puede comprobar, las baterías de coches eléctricos siguen evolucionando y hay mucho margen de mejora.

Una de las propuestas más prometedora es el de las baterías de estado sólido, que tienen mejores prestaciones que las baterías de litio y, de hecho, funcionan de forma parecida.

La diferencia es que el electrolito no está en estado líquido, sino solidificado, lo que ofrece mayor autonomía, recarga más rápida y también más seguridad.

Una apuesta más prometedora en el futuro de las baterías de coches eléctricos es el de las baterías de aluminio-aire, capaces de multiplicar por 10 la autonomía de coches eléctricos actuales.

El problema que presentan es que no se pueden recargar, de momento. Así que tendríamos que comprar una batería nueva cada vez que se gaste. Un obstáculo que, de momento, impide que salga al mercado con opciones de éxito.