Tipos de faros de coche, ¿cuál elegir?

28 Mayo, 2021

Body: 

En la actualidad puedes elegir distintos tipos de faros de coche. ¿Conoces las características de cada uno de ellos? Te contamos las diferencias y las ventajas de cada tipo de faro.

A la hora de comprar un coche nos fijamos en la carrocería, los elementos de seguridad y la tecnología principalmente en el interior. Pero pocas veces prestamos atención a los faros.

En realidad, los faros del coche son imprescindibles y un elemento de visibilidad al que deberíamos dar la máxima importancia.

Muchos conductores, de hecho, desconocen que hoy en día hay distintos tipos de faros de coche. A continuación te indicamos cuáles son y qué los diferencia entre ellos.

Faros de coche halógenos

Los faros de coche más tradicionales son los de tipo halógeno. Cuestan poco de fabricar y esto significa que son los más económicos.

Un faro de halógeno es como una bombilla corriente, solo que además está rellenado con un gas que puede aumentar su potencia lumínica.

El inconveniente de los faros halógenos es doble. Por un lado su capacidad no llega a los niveles de potencia actuales. Por otro lado, tienen una vida útil menor a las 500 horas.

Faros de coche Xenón

Los faros de coche pueden mejorar en potencia con la tipología Xenón. En este caso se usan electrodos que generan electricidad que calienta el gas Xenón.

La ventaja es obvia. Se consigue el triple de potencia lumínica que con un faro halógeno y sin tanto consumo.

Su inversión puede ser interesante. Es cierto que son más caras, pero su vida útil también es tres veces mayor. Al final puede salir incluso más rentable.

Faros de coche Led

La tecnología Led se introdujo en los coches con el fin de mejorar las ópticas de los frenos y de los intermitentes. Hoy en día ya se ha extendido su uso en todo el sistema de iluminación del vehículo.

Los leds funcionan en base a diodos de luz que son muy pequeños, con un diseño estético bastante característico.

En cuanto a sus ventajas, tenemos bastantes. Son más pequeños y también pesan menos. Su consumo es muy reducido, tienen una duración de unas 10.000 horas y mucha más potencia.

En el uso durante la conducción, destacan por encenderse al instante prácticamente de activarlas y tienen compatibilidad con funcionalidades como las luces adaptativas.

Las luces adaptativas son capaces de aumentar o reducir la intensidad lumínica, en función de las condiciones de la vía por la que se está circulando.

Faros de coche láser

Si avanzamos hasta la última tecnología lumínica, nos encontraremos con las luces láser. Más pequeñas, más eficientes (hasta un 30% menos de consumo) y mucho más potentes.

Claro está que apostar por lo último en tecnología es sinónimo de mayor coste, tanto en la compra como en la reparación, pues si se avería hay que sustituir el faro completo.

Sin embargo, su rendimiento y sus prestaciones son muy superiores a todas las opciones anteriores, por lo que sobre todo en un uso del coche continuado, son muy recomendables.