Tipos de renting: ¿Cuál me conviene más?

23 Julio, 2019

Body: 

El renting es una forma de contar con uno o varios vehículos de empresa sin comprarlos, que cada vez tiene mayor aceptación. ¿Sabrías elegir la modalidad más apropiada para tu negocio?

 

Un servicio de renting de vehículos equivale a un alquiler con una serie de ventajas, que hace que muchos profesionales se decanten por él.

 

De forma general, el renting implica poder conducir un vehículo, por ejemplo un coche, pagando solo una cuota mensual. Aparte de ello, solo el combustible y posibles sanciones como multas, son responsabilidad económica del profesional. El resto lo asume la empresa que ofrece el servicio.

 

¿Cuáles son los diferentes tipos de renting?

 

La aceptación creciente del renting ha motivado también la existencia de diversos tipos, conforme las necesidades de los profesionales han ido demostrando ser diferentes.

 

Hay muchos tipos de renting, sobre todo si ampliamos el rango a otros activos fijos como equipamiento de oficina o equipos informáticos. Pero aún limitándonos al renting de vehículos, encontramos diferentes opciones:

 

Renting tradicional

 

El renting tradicional es el que más se suele escoger. Consiste, como hemos dicho antes, en pagar una cuota mensual y el combustible del vehículo, sin más obligaciones económicas.

 

Esta cuota suele ser menor a la de la financiación del mismo vehículo cuando se compra. Cada compañía exige un compromiso de permanencia mínimo, pero puede oscilar entre 1 y 5 años.

 

La empresa se encarga de los costes de mantenimiento, el seguro y todas las gestiones relacionadas con estos servicios. Adicionalmente, puede incluir otras coberturas extra.

 

Renting flexible

 

El renting flexible es aquél que no tiene una cuota mensual fija. En lugar de ello, se calcula en base al periodo de tiempo que se va a utilizar el vehículo o la flota y al kilometraje realizado.

 

Renting Back

 

Este modelo es algo especial. Se ofrece a empresas que disponen ya de una flota de vehículos y esta es adquirida por la empresa de renting que, a continuación, se la alquila a la empresa.

 

La empresa se desvincula así de muchos costes y la compañía de renting puede facilitar la venta de aquellos vehículos que se consideren no apropiados para el servicio.

 

Modalidad "Fleet Management"

 

Esta modalidad se incluye en los servicios de renting, sin ser realmente del todo la misma filosofía. En un servicio de Fleet Management, la empresa cliente tiene una flota de vehículos y mantiene su propiedad. Sin embargo, a cambio de una cuota mensual, la compañía del servicio le cubre los gastos de mantenimiento y de gestión de cada automóvil.

 

¿Qué renting es más apropiado para mí?

 

Cada tipo de renting es apropiado para diferentes profesionales o empresas. El renting tradicional es el que puede aprovecharse en más ocasiones, pero puede haber empresas que, sin un uso fijo de los vehículos, se decanten por la modalidad flexible.

 

Para empresas con una amplia flota de vehículos, la opción renting back puede salir rentable, sobre todo si muchos de ellos son ya demasiado antiguos.

 

Es importante tener en cuenta el compromiso de tiempo que la empresa de renting exige, porque si es demasiado amplio podría no ser la opción idónea.

 

También hay que negociar las condiciones de kilometraje o uso de los vehículos, con el fin de no verse limitado a la hora de aprovecharlos profesionalmente.

 

Por último, te aconsejamos fijarte en las limitaciones del renting, que por cada empresa pueden variar. Estas limitaciones pueden estar relacionadas con quién puede conducir cada vehículo, si hay límites territoriales de circulación, cómo debe devolverse el coche una vez terminado el contrato, etc.

 

Relacionado con ello, es importante saber que cuando termina el periodo de renting, en la mayoría de casos el cliente tiene 3 opciones. Puede ampliar el plazo, renovar el contrato con otros vehículos o, sencillamente, dar por finalizado el servicio.