Ventajas al tener un vehículo en leasing

19 Septiembre, 2019

Body: 

Cada vez hay más conductores que consideran la opción del leasing como la más interesante. Sus ventajas son muy atractivas, incluso cuando ya se está disfrutando del coche.

 

Tener un coche en modalidad de leasing, implica pagar una cuota mensual, a cambio de un alquiler del vehículo.

 

Sus ventajas son tan notorias, que se está convirtiendo en una de las modalidades preferidas de muchos conductores.

 

Sin embargo, estos beneficios no solo están presentes en el momento de la contratación del leasing, sino que se pueden disfrutar durante toda su vigencia.

 

En este artículo recopilamos algunas de las ventajas y beneficios que puedes disfrutar con tu vehículo, desde el momento en que el leasing es efectivo.

 

Mayor liquidez económica

 

Una de las mayores ventajas del leasing, respecto a otras opciones de financiación, es que las cuotas mensuales que requiere son algo más reducidas.

 

En consecuencia, disfrutarás todos los meses de una mayor liquidez económica. Destinarás menos dinero a la financiación de tu vehículo y podrás aprovechar ese dinero extra según consideres mejor.

 

Es más, en algunos contratos de leasing ofertados, los costes de mantenimiento están incluidos. Por tanto, en estos casos también te puedes ahorrar el coste previsto para estas necesidades de tu vehículo. Solo tendrás que preocuparte por el combustible.

 

Conducir un vehículo de mejor gama

 

El leasing ofrece financiación de vehículos con ventajas económicas. Esto significa que, con la misma cantidad de dinero, puedes disfrutar de un mejor coche que si invirtieras el mismo importe en un concesionario.

 

Aquí los conductores suelen decidirse entre dos opciones. La primera y también la más frecuente es elegir un coche de mejor gama de lo que tenían pensado.

 

En otras ocasiones, en cambio escogen el mismo vehículo pero añaden muchas prestaciones o extras, que mejoran considerablemente la experiencia de conducción.

 

Mayor seguridad en la conducción

 

Los conductores en modalidad de leasing presentan una conducción más segura, sobre todo por dos razones.

 

La primera de ellas, que el leasing es un servicio de financiación en alquiler. Esto implica, por ejemplo, que el conductor debe devolver el vehículo si se trata de un leasing cerrado. Por tanto, intentan con más responsabilidad que el coche esté en perfectas condiciones.

 

En segundo lugar, tenemos las prestaciones de seguridad de un coche de mejor gama. Como decíamos antes, los conductores escogen un mejor vehículo o que tenga prestaciones adicionales.

 

La mayoría de estas prestaciones suelen estar vinculadas con la seguridad en la conducción. Gracias a las nuevas tecnologías y al desarrollo del sector, la seguridad en los nuevos vehículos es mucho mayor.

 

Del mismo modo, los coches de mejor gama son los que incluyen los sistemas de conducción más avanzados.

 

Por tanto, estos conductores cuentan con vehículos mucho más seguros, que aprovechan sistemas de detección, ayuda en la conducción y el aparcamiento, etc. Todo ello permite disfrutar de mayor seguridad al volante.

 

Mejoras fiscales en el trabajo

 

Los coches en modalidad de leasing permiten beneficiarse de mejoras fiscales. Desde un punto de vista profesional es una gran ayuda.

 

Con ello conseguirás un balance de gastos e ingresos más positivo, que seguro que puedes aprovechar en tu negocio o empresa.